Vieja amiga

(1984)

 

En la perfecta edad

El sabor del café, el cigarrillo,
el pausado paseo de la tarde,
el olor de la tierra cuando llueve,
la grata charla con algún amigo
y alguna rara página gozada
son tu amor a la vida, tus sentidos.
Ahondan las heridas con el tiempo
aunque oculte a su vez las cicatrices.
La juventud pasó, y eso que tienes
es lo que llaman madurez los necios.

 

Ausentes ojos

El hombre está hecho con la sustancia de los sueños.

Shakespeare

El pasado. Sudor. ¿Todo se olvida? En sueños,
unos gastados ojos con fijeza te observan
como si desearan en sus ojos ausentes
apresar tantos años de miradas perdidas.

Ellos son la memoria de tu estirpe. ¿No escuchas?:
«Quien da amor, lo recibe. Quien sus horas malgasta,
como amarga resaca las horas lo devuelven
junto a la triste orilla sin saber quién ha sido.»

Si sombras son de un sueño, llegará al fin la noche
en que tú habrás de serlo para quienes te amaron.
Que esa sombra sea grata, pues bajo su penumbra
otros han de tejer la trama de sus vidas.

 

Oda al regreso del rey don Sebastián

Ao volante do Chevrolet pela estrada de Sintra...

Fernando Pessoa

En el último confín de Occidente
existe una ciudad donde es irreal la vida
o tan real al menos como el museo en el que se conserva
entre berninescos carruajes de embajadores, nuncios, reyes,
príncipes e infantinas,
la negra carroza de pesada madera
de quien fuera dueño del mundo,
un mundo o un imperio donde jamás se puso el sol.

Deambulando por sus calles y plazas
puede que encontréis en cualquier terraza sentado a un caballero
atildado, de redondas lentes,
vestido de negro como el Rey que Dios guarde,
sosteniendo entre sus dedos, fumador empedernido,
un cigarrillo que se consume como sus recuerdos,
como su hastío, como el viento que canta en las almenas
entre las torres de la tarde.

El caballero levanta sin prisa su copa de coñac
y toma un lento sorbo.
La vida hay que tomarla a lentos sorbos
o bien apurarla de un trago.
En cualquiera de los dos casos a nadie Śni siquiera a uno mismoŚ
le importa demasiado el destino de nuestra vida,
lo mismo que no importa demasiado el destino del coñac de una copa
ni el de una copa de coñac.

Alguien, quizá un turista, se detiene a preguntarle la hora
y él contesta con cortesía
en un ceremonioso inglés literario y pulido:
«Sí. Es la hora de alzar los estandartes
para que ondee el azur con las quinas plateadas.
Sebastián, rey de reynos, volvió desde el Océano
entre naves de niebla y albas picas de humo.
Si es que no vino por la carretera de Sintra,
por la carretera de Sintra, al volante de un Chevrolet prestado.»

 

Palabras privadas

Tantos años ya, parece mentira.
Crecen los hijos, nunca llega el dinero.
Ese viaje que siempre postergamos.
El tedio cotidiano que hace de la vida una fosa.
Vivir para ver esto, vivir para ser esto.

Ha llegado el Otoño.
En las últimas tardes de verano
deja el viento la playa desierta
y las terrazas solitarias.
Ven. Acércate más. Resguardémonos un poco del frío.

 

Autorretrato

Quien dijo que de niño supe de duendes, miente.
No sabe ni siquiera qué pasó tras mi frente.
Es falso que tuviese miedo a la oscuridad
y en la noche escuchara las campanas doblar...
Primera juventud..., Primera despedida,
el alcohol, la poesía, amor, miedo a la vida.
Aquella nimiedad que empezó de muy joven
no me dejó escuchar confidencias de amores.
No quise ser torero, militar ni abogado.
Y, como nada quise, en nada me he quedado.
Al fin, frente a mi sueño, las ruinas, los escombros
nunca más me dejaron alzar firmes los hombros.
Ahora ya no espero, ni pienso, ni creo en nada
sino en esa oscura ave que ha de venir al alba.
Y, cuando yo me aleje por la esquina del tiempo,
habrá siempre algún mirlo silbando de contento.

 

Copyright © Fernando Ortiz

Todos los derechos reservados. Queda expresamente prohibida la reproducción por cualquier medio de estas poesías sin el permiso de su autor
 

[ Anterior ]

[ Archivo ]  [ Fernando Ortiz ]

[ Siguiente ]


Archivo de la poesía española reciente

Abel Martín. Revista de estudios sobre Antonio Machado
www.abelmartin.com